Entrevista a Silvia Querini

Entrevista de Adolfo López | Librería Troa Zubieta

Las riendas de una editorial tan exigente como Lumen

Silvia Querini, directora de LumenConvocar a editorial Lumen es poder hablar de excelencia editorial, es tener el lujo de manejarse en un catálogo que presume de los grandes clásicos como Virginia Woolf, Pavese, Proust, Emily Dickinson o Premios Nobel como Doris Lessing o Alice Munro, pasando por clásicos modernos como Umberto Eco, Juan Marsé, Donna Tartt o Alberto Manguel, sin olvidarnos de las míticas tiras de Mafalda. Fundada en la Barcelona de 1960, y desde 2001 parte del gigante editorial Penguin RandomHouse Mondadori, Lumen está dirigida por la “forza” italiana de Silvia Querini desde hace más de una década, en la que ha ido reforzando ese espíritu de rescatar grandes escritores de ayer y descubrir los clásicos del mañana, en ese complicado equilibrio de cuidar la calidad y el diseño atractivo del libro con la búsqueda de nuevos caladeros de lectores.

¿Qué supuso para Silvia Querini tomar las riendas de una editorial tan exigente como Lumen, donde las colecciones abarcan la narrativa clásica y contemporánea, poesía, ensayo y cómic con tan alto nivel? ¿Cómo llegó una turinesa a ser una de las editoras más potentes de nuestro país?

Esta turinesa que ya peina canas llegó a España hace muchos años, y cuando le encomendaron la dirección de Lumen ya llevaba un tiempo en el mundo editorial. La sensación que viví fue la de heredar un palacio lleno de objetos vivos, preciosos y delicados que había que cuidar, añadiendo de vez en cuando una nueva pieza que no desentonara con el conjunto.

Después de todos estos años ¿cómo describiría la Lumen de hoy, su espíritu, sus lectores?

Lumen es un sello que cuida la tradición del siglo XX e intenta poner en valor la mirada femenina, esa forma de ver el mundo que se preocupa por los detalles y es piadosa con la imperfección humana. ¿Nuestros lectores? Personas que nos “presten” su atención sin tacañería, gente con ganas de entrar en una historia y salir de ella con nuevas y buenas preguntas que hacerle a la vida.

Si tuviésemos que hacer un álbum de los mejores momentos, de los títulos y autores de los que más orgullosa se siente o más alegrías le hayan dado ¿cuáles serían los primeros disparos de tu memoria?

Los cuatro Premios Nobel que recibieron “las chicas” (Nadine Gordimer, Toni Morrison, Doris Lessing y Alice Munro) me dieron momentos de alegría escandalosa. También, ver crecer la obra de Elena Ferrante ahora mismo, después de cinco años de duro trabajo, es un placer que vivo cada día. Y finalmente, pasar los miércoles por la tarde en casa del gran maestro Juan Marsé, hablando de todo y de nada, dándole vueltas a un adjetivo hasta cansarlo, es un honor y una delicia.

¿Y del mañana, qué le queda por hacer como editora, cuáles son los desafíos que aún han quedado en el tintero, cómo se ve dentro de otra década de papel, palabra y sueños?

Los desafíos son nuestro pan de cada día… Quisiera que dentro de diez años Lumen siguiera tan hermosa y viva como yo la imagino ahora, con nuevos proyectos en marcha. A fin de cuentas, el movimiento se demuestra andando.

Si ampliamos el marco, tenemos un país donde los grandes lectores no son legión, instituciones adormecidas cuando no indiferentes, donde grandes grupos se codean con generaciones de excelentes pequeñas editoriales independientes, los retos de lo digital, la banalización de la cultura, la gran competencia para acaparar el tiempo de los lectores… ¿Cómo se enfrenta Silvia Querini a estos retos de la edición en el siglo XXI?

Creo que nuestro reto como editores es conseguir que la lectura, cualquiera que sea su soporte, deje de lado el deber y entre a formar parte del placer. Que no sea algo “obligatorio”, sino deseado. Y… en cuanto a la palabra “independiente” solo puedo decir que todos “dependemos” de la atención de nuestros lectores.

Y hablando de este panorama de vértigo, hace unas semanas, en un encuentro internacional de libreros celebrado en San Sebastián, se hablaba con moderado optimismo del importante reto al que nos enfrentamos las librerías, de una época de cambio y adaptación, de hibridaciones y nuevos espacios culturales. ¿Cómo ve el futuro del ecosistema de las librerías? ¿Hay recorrido o seremos leyenda?

Crecí a la sombra de un gran librero, que cada semana me aconsejaba una nueva lectura, y creo firmemente en el librero como prescriptor. También añado que me gustaría que los libros estuvieran allí donde está la gente. Mi sueño es ver las estanterías de IKEA llenas de ejemplares de Lumen, para que todos puedan hojearlos y luego se vayan a la librería a comprarlos.

Librera por un día ¿qué tres libros recomendaría como imprescindibles?

Nora Webster, de Colm Toibin; El jilguero, Donna Tartt; Gatos ilustres, de Doris Lessing.

Gatos ilustres, Doris LessingNora Webster, Colm TóibínEl jilguero, Donna Tartt

 

Y para finalizar, el futuro, las nuevas generaciones de lectores ¿Qué recomendaciones o consejos daría a las familias y educadores, como convencer a nuestros hijos y jóvenes de la maravilla y riqueza del poder de la lectura?

¡Que nadie los obligue a leer y que todos los inviten a entrar en una buena librería, con un librero dispuesto a escuchar, a sugerir, a seducir…!

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...
Etiquetas: ,

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


+ 4 = 6