La señora Parkington, de Louis Bromfield

Por Pilar de Cecilia

Sentada ante su espejo,  con un botellín de champagne francés al lado, mrs Parkington se prepara para celebrar la cena navideña en su lujosa mansión cuyas ventanas dan a la emblemática Park Avenue de Nueva York. Así aparece ante el lector esta mujer, con traje de noche y collar de diamantes, con traje negro de noche y collar de diamantes, próxima a cumplir ochenta y cinco años, pese a lo cual no es en absoluto una anciana.

“Estás vieja y ajada, pero has resistido el paso del tiempo mejor que el espejo. Habéis visto muchas cosas; algo por lo que ambos deberíais dar gracias”

Viuda desde hace tiempo, ha invitado a cenar a lo que queda de su vida familiar:la única hija, divorciada sin descendencia, dos nietas, nacidas de uno de sus dos hijos varones, muertos ya ambos, y dos biznietos, un chico y una niña,  esta última muy querida por su bisabuela.  Ver a toda la familia junta la agotaba . Podía soportar a sus miembros por separado pero juntos, salvo Jane, la biznieta, la deprimían por su vulgaridad, blandura y tediosa mediocridad.

Así comienza esta novela, una de las últimas producciones narrativas del escritor, periodista y ensayista norteamericano Louis Bromfield (1896-1956) publicada en 1942 y llevada al cine muy poco después. En ella se narra la vida de esta singular mujer, Susie Graham, nacida en una pequeña población minera de Nevada, donde sus padres tenían, en las décadas finales del siglo XIX, una modestísima casa de huéspedes. Su madre, que deseaba  para ella un futuro mejor,  pensaba mandarla al Este para que estudiase. Sin embargo, la aparición de un huésped llamado Augustus Parkington, ambicioso hombre de negocios y la explosión de la mina que la dejó huérfana a los diecisiete años, cambiaron radicalmente el curso de su vida. De un día para otro, convertida en la señora Parkington, se trasladada a vivir a Nueva York y vestida por la antigua modista de la emperatriz Eugenia de Montijo.

La obra narra el largo camino recorrida por Susie desde Nevada al centro de la riqueza y el poder internacional, siempre de la mano de su marido, quien ya en el inicio de su matrimonio le propone que participe en el proyecto de vida que lo ha impulsado a él desde joven:

Vamos a emprender una gran aventura, gorrión. Tendremos que luchar. Si permanecemos unidos, todo saldrá bien porque somos inteligentes……mucho más inteligentes que el noventa y ocho por ciento de los habitantes de esta ciudad. Vamos a tenerlo todo. Augustus Parkington y la pequeña Susie Graham llegarán a lo más alto.

El desarrollo de la trama argumental está centrado en la forma en que estos audaces planes llegan a hacerse realidad y en las repercusiones que su consecución producen en los protagonistas, en su familia y en su país. La visión de la anciana señora sobre lo que fue su vida y la de su marido es la de un distanciamiento objetivo, sereno y ecuánime. “La señora Parkington se las sabe todas” dice en un momento su mayordomo, y como ella misma comenta “lo que sabemos, sabido queda” y entre lo que sabe, le consta  que su marido “fue un bribón de talla gigantesca y un hombre fascinante….y que le quise hasta el fin”  La señora Parkington no se engañaba respecto a su marido ni respecto a tantos que como él amasaron fortunas tan inmensas como la suya, comportándose como auténticos bandidos. En una época en que ese tipo de conductas se consideraba “una contribución al desarrollo del país “  sobre la que nadie pensaba en aplicar gravámenes o impuestos nunca se la había ocurrido pensar que era un ladrón, trapacero y super -estafador pero con el paso de los años, aprendió a ver las cosas de otra manera. Su moral, básicamente honesta, aprendida de sus padres en Leaping Rock, Nevada,  termina por imponerse a sus fascinantes experiencias de millonaria cuya fortuna ha resistido todo tipo de crisis y presiones impositivas, y le hace ver, en sus años finales, las tropelías cometidas por dos generaciones de creadores de riqueza a cualquier precio.

La obra cuenta con una ambientación extraordinariamente bien conseguida, hasta en los menores detalles y con una galería de personajes tan variada  como significativa, según el papel que el autor atribuye a cada uno de ellos en la acción.

El encadenamiento de las distintas secuencias narrativas está realizado con la suficiente seguridad técnica para lograr que los cambios de escenario y los avances y retrocesos en el tiempo no desorienten al lector, teniendo en cuenta que la acción se prolonga  a o largo de siete décadas de la vida de la protagonista.

El estilo, dentro del tratamiento realista que caracteriza todos los elementos de la obra, tanto de fondo como de forma, encierra una cierta delicadeza expresiva y mantiene una equilibrada proporción de sobriedad y elegancia en el modo de expresarse de cada personaje, siempre de acuerdo con su edad y posición.

Todos estos aciertos determinan que esta novela conserve interés y vigencia al paso del tiempo, a lo que contribuye también una traducción bien realizada y que logre mantener la atención del lector de principio a fin. Al margen de detalles coyunturales, la  protagonista responde a un tipo de mujer intemporal, que puede encontrarse en cualquier época y circunstancia. Louis Bromfield, premio Pulitzer de novela en 1926,  permaneció casi olvidado durante  los años finals del siglo XX. Sin embargo, las actuales crisis económicas y los  escándalos financieros recientes han devuelto actualidad a libros como éste en el que hace una severa crítica al enriquecimiento fraudulento y a la desmedida falta de escrúpulos en los negocios. Leída ahora, la obra adquiere cierto valor histórico al poner de manifiesto precedentes claros de lo ocurrido en los tiempos actuales, al observar cómo se educaron y vivieron los hijos y nietos de los millonarios americanos del primer cuarto del siglo pasado.

 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...
Etiquetas: ,

Comentarios en la web

  1. Sara dice:
    Refleja bien la psicología femenina y la sociedad de su tiempo.
  2. Carlos dice:
    Un pedazo de novelón.
  3. Igm dice:
    Maravillosa novela, las 3 estrellas se quedan cortas. Intensa hasta la última página, no decae ni un momento y todos, el ambiente, la época, y cada uno de los personajes están maravillosamente bien descritos, con sus virtudes o con sus miserias pero el autor no se queda en esbozar los rasgos de los secundarios. De lo mejor que he leído nunca. Y además la edición es muy bonita, es un libro para conservar en la biblioteca de casa. Qué pena haberlo acabado.

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


+ 9 = 16