Las sombras de Longbourn, de Jo Baker

Por Encarna Herráiz

“Cuando se sirve una comida en Orgullo y prejuicio, ese banquete se ha cocinado en Las sombras de Longbourn”. Así habla la autora de su novela en la nota a final del libro y me parece que se podría calificar de acertada.

Jo Baker se atreve de una manera muy original a hablarnos de la familia Bennet  que Jane Austen nos presenta en “Orgullo y prejuicio”, pero no desde el salón de té y los vestidos de seda sino desde el lugar donde se prepara ese té y desde el patio donde se lavan esos delicados  vestidos.

Cuando Sarah llega a Longbourn desde el orfelinato donde la habían recogido a la muerte de sus padres, la casa de la familia Benet ha perdido ya casi todo su esplendor. Bajo las órdenes del ama de llaves, la señora Hill, aprenderá a realizar los quehaceres que se le suponen a una criada al cuidado de cinco señoritas y una histérica madre que no tiene otro objetivo en la vida que casar adecuadamente a cada una de sus hijas.

Años después,  Jame Smit llega a la casa para trabajar como lacayo desatándose una inusitada discusión entre la señora Hill y el señor Bennet. Este asombroso descubrimiento por parte de Sarah y el hecho de que Jame no parece más que un vagabundo, hará sospechar a la muchacha de este hombre que, contra todo pronóstico, despertará en ella sentimientos contradictorios.

Con la perspectiva que obtienen los criados desde la cocina, la antecocina, el patio y el establo, la imagen idílica que presenta Austen en su novela pierde todo romanticismo cuando se enfrentan a la realidad de unas necesidades fisiológicas que no entiende de clases sociales.  Las señoritas Bennet no sólo serán dulces personitas bien educadas, sino mujeres que ensucian enaguas, llenan de barro las botas y exigen caprichosamente que su peinado luzca perfecto aunque para ello las criadas tengan que pasar horas dobladas sobre la tabla de lavar o se quemen  los dedos con las tenacillas del rizador de pelo.

Sarah y James serán en esta ocasión quienes acaparen el protagonismo de la novela. Con imágenes que hacen recordar el tormentoso romance entre la intrépida Elizabeth y el apuesto señor Darcy, de igual modo el amor entre Sarah y James irá evolucionando hasta alcanzar un final que bien podría haber subscrito Austen.

Jo Baker alarga la historia más allá del final de Orgullo y prejuicio a favor de los nuevos protagonistas. Solapa con corrección su novela con la de Jane Austen y se permite la licencia de algunas expresiones e imágenes que ésta no se hubiese permitido.

Dividida la obra en tres partes, la tercera, que corresponde principalmente a las vivencias de Jame Smith, está muy bien ambientada. Así como Austen a penas se preocupa de los acontecimientos políticos o militares del momento en el que cuenta su historia centrando su objetivo principalmente en las hermanas Bennet, Baker sitúa bien el entorno militar en el que ha de desenvolverse James.

Una novela original, bien escrita y que puede aportar nueva luz a un clásico, siempre con el permiso de la afamada escritora Jane Austen.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


5 + = 8