Tal día como hoy del año 1900, nacía Thomas Wolfe

Thomas Clayton Wolfe nació el 3 de octubre de 1900 en la ciudad estadounidense de Asheville (Carolina del Norte) y allí creció y se educó hasta que con 16 años se trasladó a la capital del Estado para cursar en la universidad estudios de Humanidades. En el otoño de 1919 se inscribió en un curso de teatro y su obra, El retorno de Buck Gavin, fue escenificada con el autor de protagonista. Asimismo, editó el periódico estudiantil de la universidad, Tar Heel, y ganó el Premio al Mérito en Filosofía por el ensayo”La crisis en la industria”. Al terminar la carrera, Wolfe se matriculó en la Universidad de Harvard para doctorarse en Arte Dramático.

Tras una breve estancia en el extranjero, trabajó como profesor de inglés en la Universidad de Nueva York de 1924 a 1930. Su primera novela, de marcados tintes autobiográficos,El ángel que nos mira (1929), resultó un éxito inmediato y causó profunda impresión en los medios literarios estadounidenses y británicos. A partir de entonces, Wolfe se dedicó en exclusiva a la literatura.

La secuela de esta primera obra, titulada Del tiempo y del río, se publicó en 1935 y lo consagró definitivamente como uno de los más importantes novelistas de Estados Unidos del siglo XX.

Además de esas novelas, Wolfe escribió numerosos relatos, entre lis que destacan Una puerta que nunca encontré y El niño perdido.

Sobrevenida su muerte, se editaron las novelas La tela y la piedra (1939) y No se vuelve a casa (1940).

En julio de 1938, Wolfe enfermó de neumonía en Seattle. Surgieron complicaciones y fue diagnosticado con tuberculosis miliar. Fue enviado a tratarse al Hospital Johns Hopkins en Baltimore el 6 de septiembre, pero una operación reveló que la enfermedad había invadido todo el lado derecho del cerebro. Sin recobrar la conciencia, Wolfe falleció 18 días antes de cumplir 38 años.

Marginado por los vanguardismos de las décadas experimentalistas posteriores a la segunda guerra mundial, su nombre empieza ahora ser recuperado por la crítica y los lectores, debido a la calidad de su escritura y del contenido de ésta.

EL NIÑO PERDIDO

Novela corta de fondo autobiográfico donde el autor evoca la figura de su hermano Grover, fallecido de fiebre tifoidea en 1904, a los doce años. La acción se desarrolla en cuatro escenas, la primera de las cuales narra en tercera persona un episodio cotidiano que refleja la personalidad tenaz y apacible a la vez del protagonista mientras que, en las otras tres, son la madre, una hermana y el hermano menor del difunto quienes recuerdan con añoranza al niño que perdieron.
La obra, publicada en 1937, está escrita con una prosa intensamente lírica, de frases cortas y concepción expresiva muy original y de gran fuerza emotiva. La breve vida del protagonista queda reflejada en términos impresionistas de gran sensibilidad, por lo que su presencia significó para quienes le quisieron. Al mismo tiempo, se hace patente una sencilla y cálida descripción costumbrista, referida al ambiente de la pequeña localidad de Carolina del Norte donde nacieron los ocho hijos del matrimonio Wolfe, el menor de los cuales fue el autor. Thomas Wolfe (1900-1938) está considerado como un nombre clásico de la literatura norteamericana de la primera mitad del siglo XX, pese a su prematura muerte por tuberculosis.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


− 9 = 0