Tal día como hoy del año 1911, nacía William Golding

Sir William Gerald Golding, galardonado en 1983 con el Premio Nobel de Literatura, fue un escritor, poeta y dramaturgo británico nacido el 19 de septiembre 1911 en Newquay, Cornualles, en el seno de una familia dedicada tradicionalmente a la enseñanza. Cursó sus estudios en la escuela secundaria de Marlborough, la misma en la que su padre, Alec Golding, era profesor. Se matriculó en el Brasenose College de Oxford  para estudiar Ciencias Naturales pero luego cambió su especialidad por la de literatura inglesa. Se graduó en 1934, año en el que publico su primer libro, “Poemas”.

En 1939 se casó con Ann Brookfield, con quien tuvo dos hijos. Poco después de su matrimonio, se alistó en la Marina británica y combatió en la Segunda Guerra Mundial, en la que participó en el desembarco aliado en las costas de Normandía. Tras regresar a su hogar, ejerció de profesor de filosofía y literatura.

El éxito le llegó en 1954 con la publicación de su famosa novela “El señor de las moscas”, una fábula moral con altas dosis de pesimismo que adquirió casi de inmediato la condición de clásico contemporáneo. Aunque posteriormente publicó numerosas novelas, relatos y libro de poemas, ninguna de sus obras logró alcanzar la popularidad de la que le dio la fama.

En 1980 recibió el premio Booker y en 1983, el Premio Nobel de Literatura. Además, en 1988 fue nombrado “Sir”, caballero de la Orden del Imperio Británico, por la reina Isabel II y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oviedo en 1992. Falleció en 1993 en Cornualles de un ataque al corazón.

El señor de las moscas


Esta original novela, indirectamente simbólica como todas las de Golding (1911-1993), se publicó en Inglaterra en 1954. Cuenta la aventura en una isla desierta de un grupo de niños, únicos supervivientes de un accidente aéreo. Siguiendo el ejemplo de los mayores, al sentirse solos eligen un jefe, que crea un reglamento, confiere funciones a cada uno y se esfuerza por mantener vivo el fuego, para atraer la atención de los barcos. Pero el jefe de los cazadores se enfrenta a su autoridad y el grupo se divide en dos facciones belicosas. La violencia del último capítulo es brutal: los muchachos cazadores se entregan a una salvaje orgía.
Los personajes de Golding son seres vivos, de enorme fuerza. Se podría decir que los mantenedores del fuego son los poetas, los contemplativos, los humanistas, y los cazadores representan globalmente a los hombres de acción. Hay descripciones asombrosas sobre la vegetación de la isla: cambios de luz, color, olor. La prosa es apasionada, atrevida en imágenes, fresca. No perdona en las escenas de salvajismo ningún elemento dramático que intensifique la acción.
Golding, que recibió el premio Nobel en 1983, apunta hacia las pasiones ocultas que anidan en la naturaleza del hombre. Si se suprime el control, parece decir, o la lucha interna por dominarlas, afloran al exterior los instintos crueles, viciosos, de los muchachos. Tal vez lo que también quiere dar a entender es que la paz y el orden, cuando son impuestos desde fuera, tienen sólo carácter temporal; que la agresividad en el hombre es permanente, y sólo un control ético personal puede cambiar su dirección y signo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...
Etiquetas: , , , ,

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


3 + 3 =