Un puñado de polvo, de Evelyn Waugh

“Te mostraré el miedo en un puñado de polvo.” La tierra baldía (1922; The Waste Land), obra cumbre de T. S. Eliot, centrada en la decadencia de una civilización, y uno de los poemas que más ha influido en la literatura inglesa del siglo XX.

Un puñado de polvo, una iconoclasta novela cómica y feroz considerada por muchos críticos la obra cumbre del autor británico Evelyn Waugh, escritor que resiste estupendamente el paso del tiempo.

Los diálogos son vivos, naturales y toda la obra está escrita en un estilo sencillo pero cuidadosamente elaborado.

 

Por Teresa de Urberuaga

Un puñado de polvo, publicada por primera vez en 1934, es una novela muy particular en la que su autor hace una despiadada pero divertida sátira de la alta burguesía británica en los años posteriores al fin de la Primera Guerra Mundial, los felices años veinte.

Se trata de la historia de la familia Last: lord Anthony, su adorable esposa Brenda y su pequeño de ocho años, John Adams,  viven en el deteriorado castillo de Hetton (condado de York). Parece que todo va bien pero la joven lady  se aburre mientras su marido solo parece sentir interés por su castillo, su club y las partidas de caza.

Y un día aparece John Beaver, un joven vividor londinense de recursos bastante modestos. Poco a poco, la pacífica y rutinaria existencia de los Last comienza a bambolearse: Brenda decide viajar a Londres regularmente, se convierte en amante de Beaver, miente a su marido y a su hijo y termina alquilando un apartamento en la capital británica.

A partir de ese momento, la novela de Waugh rebosa humor negro,  perverso, caústico.

Incluso la terrible tragedia que acontece durante una partida de caza tiene una vena cómica debido a la personalidad de los protagonistas, tan profundamente alejados de la realidad. Mientras el cadáver de uno de los personajes reposa en una de las piezas del castillo, se juega a las cartas en una habitación contigua a grito perdido.

Evelyn Waugh nos presenta en Un puñado de polvo lo más absurdo, frívolo y fútil de esa alta burguesía inglesa del periodo de entreguerras.  Todos los personajes de la novela están tan preocupados por su estatus social que declinan toda responsabilidad.

Hasta aquí, la primera parte de la novela porque no quiero desvelar el resto, con su impactante final… o finales.

Porque lo cierto es que Waugh escribió en 1933 – un año antes de publicar Un puñado de polvo- un relato titulado El hombre al que le gustaba Dickens, donde se narra la historia de un explorador inglés perdido en una aldea del Amazonas. El pueblo está gobernado por un descendiente de escocés que posee una buena parte de los libros de Charles Dickens. Él mismo no sabe leer, pero recuerda que su padre solía leérselo en voz alta cuando era niño. A medida que el explorador se va recuperando nota además que el medio escocés no tiene ninguna intención de dejarlo marchar. Se ha convertido en su lector oficial.

A raíz de este relato, se le pidió Waugh que escribiera una novela y así lo hizo. Pero imaginó un “the end” diferente.

No sabría decir cual de los dos finales me ha gustado más.


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...
Etiquetas: , ,

Dejar una respuesta

Please note: comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.


8 − = 7