EL ASTRÓNOMO DEL VATICANO

EL ASTRÓNOMO DEL VATICANO

18,95 €

18,95

Valoración TROA

Calidad literaria

Contenidos

El libro puede herir la sensibilidad del lector por sus planteamientos de fondo y por la forma en tratarlos

Valoración de los clientes

18,95 €

Enviar a un amigo

El médico oftalmólogo Enrique Villegas (Córdoba, 1974) desarrolla en su relato El Astrónomo del Vaticano una hipótesis científica en torno a las posibles causas que provocaron la extinción del hombre de Neandertal, que fue substituido por el actual “Homo sapiens”.
Carolina, una adolescente norteamericana de 16 años y Steve, niño de ocho años, se ven afectados por el síndrome de las llamadas “enfermedades raras” que padecen sectores muy reducidos de la población. Carl Eisenberg, el padre de la joven, periodista de temas científicos, expone su caso ante el director de unos laboratorios dedicados a ese tipo de enfermedades, que le cita con el fin de recomendarle el tratamiento destinado a superar la enfermedad. Cuando Carl accede al despacho del investigador, se encuentra con unos agentes de policía allí desplazados, que le comunican la noticia de su asesinato. Cesare Corsini, un sacerdote italiano conocido de la víctima, encargado por el Vaticano de informar sobre la lucha contra las enfermedades raras, aborda a Carl, se interesa por la vida de Carolina y se muestra dispuesto a contribuir a su curación. Con la ayuda de varios exorcistas, provoca en los dos afectados, Carolina y Steve, un estado semejante a la hipnosis, durante el cual los dos pacientes se comunican con sus ancestros que resultan ser, en ambos casos, individuos pertenecientes a la extinguida raza Neandertal. Gracias a las informaciones obtenidas de ellos, se recuperan viejas fórmulas de medicina natural que podrían sanar la mayoría de las enfermedades raras, incluidas las que afectan a los que se han sometido a las pruebas dirigidas por Cesare Corsini. Hasta ese momento, la ficción novelada se habría limitado a una pura elucubración más o menos atrevida, de no incurrir en reiterados tópicos que relacionan la crueldad de los nazis con las perversas y ocultas conjuras vaticanas. Los experimentos criminales del doctor Menguele, la frialdad glacial atribuida a Pío XII y la supuesta colaboración de Benedicto XVI con las multinacionales farmacéuticas, se convierten, sin la menor base documental, en pretextos para atacar a la Iglesia Católica. El buen sacerdote Corsini, tras denunciar las malvadas maniobras del Vaticano en una carta dirigida al Papa, le hace responsable de su suicidio, asqueado del cinismo del propio Santo Padre y de sus cardenales dispuestos a seguir sus instrucciones. A pesar de que la vulgaridad del estilo, que incurre en repeticiones de palabras y frases sin sentido, pone de manifiesto la mala calidad de la obra, algunas de sus acusaciones contra la actuación personal de los Papas mencionados pueden inducir a error al público popular a quien se destina.

Nuestros clientes opinan

Sé el primero en opinar sobre este libro.

Deja tu opinión

Valoración TROA

Contiene valores positivos

De interés general para todos los públicos

De interés general para público formado

Requiere un criterio moral sólido

Puede herir la sensibilidad del lector

Sin valoración TROA