DETECTIVES VICTORIANAS

DETECTIVES VICTORIANAS

LAS PIONERAS DE LA NOVELA POLICIACA

29,95 €

29,95

Consigue 1,50 puntos TROA

Versión ebook disponible
por 11,99 €

29,95 €

Consigue 1,50 puntos TROA

Enviar a un amigo

Es sorprendente que en el siglo XIX, en plena época victoriana, con coches de caballos en las calles, luz de gas y chimeneas en las casas y una sociedad con tendencia conservadora y algo puritana, se abran paso las mujeres detectives como protagonistas de las novelas policiacas. Algo que parece responder a que los autores atribuyen a las mujeres dotes que les facilitan llegar a las causas y los modos en que se han realizado los crímenes, o quizá a un apunte del feminismo. Sea cual sea el motivo «Detectives victorianas» reúne relatos de autores de novela policiaca protagonizadas por mujeres. Unas narraciones con la intriga y la tensión propia de las novelas de detectives, que dosifica la acción para crear un clímax y llegar a descubrir al autor del crimen. En «La condesa misteriosa» (1864) W.S. Hayward crea la sagaz detective Paschal, clave para la resolución del caso; «El arma desconocida» (1864) de Andrew Forrester hijo, nos sitúa en la mansión que mantiene con tacañería por un miembro del Parlamento; le siguen «Dagas dibujadas» (1893) de C. L. Pirkis, «El brazo largo» (1895) de Mary E. Wilkins, «El asunto de la puerta de al lado»(1897)de Anna Katharine Green, «El hombre de los ojos feroces» (1897) de George R. Sims, «La aventura de la anciana quisquillosa» (1899) de Grant Allen, «Las muescas del bastón» (1900) de M. McDonell Bodkin, «El hombre que me cortó el pelo» (1912) de Richard Marsh, que protagoniza una profesora de sordomunodos, «El hombre que tenía nueve vidas» (1914) de Hugh C. Weir, con la detective Madelyn Clarck, hasta llegar a la historia final, «La segunda bala» (1915) de Anna Katharinne Green, para el autor la más trágica de este volumen.
Los relatos, con las peculiaridades de cada autor, tienen en común estar escritos con la corrección propia de la novela de esa época. Son historias que captan la atención y hacen amena la lectura. Por tratarse de tramas distintas y por su brevedad pueden leerse en tiempos distintos.
El norteamericano Michael Sims (Crossville, Tennessee, 1958) suele contar en las entrevistas dos aspectos de su vida que le hicieron madurar: la primera, que creció en una casa sin teléfono ni automóvil y con tuberías visibles en el interior; y también que por una artritis de origen reumático, pasó su adolescencia en una silla de ruedas. Es autor de novelas como The Story of Charlotte's Web y libros de no ficción como In the Womb: Animals (2009), Apollo's Fire (2007), Adam's Navel (2003) y Darwin's Orchestra (1997).

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar