DIOS EN LA POESIA ACTUAL

DIOS EN LA POESIA ACTUAL

( ANTOLOGÍA )

/

19,00 €

19,00

Consigue 0,95 puntos TROA

19,00 €

Consigue 0,95 puntos TROA

Enviar a un amigo

En 1970, Ernestina de Champourcín, la escritora más destacada de la Generación del 27, publicó Dios en la poesía actual en la Biblioteca de Autores Cristianos, y una segunda edición revisada y aumentada en 1972; en ambas, figuraban poetas españoles e hispanoamericanos, nacidos entre 1860 y 1941. José Julio Cabanillas y Carmelo Guillén Acosta ofrecen ahora una continuación de aquellas antologías, aunque en esta parten de poetas nacidos a partir de 1950, con las excepciones de Miguel D'Ors (1946) y de Eloy Sánchez Rosillo (1948), y de autores vivos, salvo Mario Míguez (1962-2017); es decir, de las tres generaciones desde el final del franquismo hasta la actualidad. Los más jóvenes son Bárbara Grande Gil y Sergio Navarro, nacidos en 1992. Además, se trata únicamente de poetas españoles.
Veintitrés de los poetas seleccionados han nacido en diversas localidades de Andalucía, ocho en Madrid y diecisiete en otras zonas de España. Este dato se comprende si se tiene en cuenta que los editores viven en Sevilla y conocen mejor lo que se escribe en esa región, que siempre ha dado excelentes poetas. La elaboración de cualquier antología no es tarea nada fácil, porque hay que seleccionar, excluir a unos, elegir a otros, y, en el caso de la poesía, la dificultad aumenta, puesto que se publican bastantes poemarios cada año, la mayoría en editoriales poco conocidas y con tiradas cortas, por lo que resulta imposible conocer todo lo que se edita. Pienso que autores como Carlos Aganzo, Juan María Calles, Fermín Herrero, Vicente Valero o Manuel Vilanova, entre otros, podrían haber figurado también, o que, en el caso de Manuel Ballesteros, que sí se incluye, tiene poemas mejores, en sus libros más recientes, que los seleccionados. Sin embargo, esto no quita valor ni mérito a esta antología que merece la pena leer.
Hay escritores consagrados y otros más jóvenes y menos conocidos. Hay magníficos poemas y los puntos de vista que se ofrecen sobre Dios son muy variados. Como dice José Julio Cabanillas en el prólogo, no hay en estos autores un credo en particular o la intención de hacer poesía sacra o religiosa, ni de enseñarnos nada en concreto; acaso encontramos solo sinceras preguntas aunque no haya a veces demasiadas respuestas (…). Hasta donde sé, son poetas que, sin más, han escrito auténticos y hondos poemas religiosos. Aún siendo esto así, pienso que es lógico que en bastantes casos el sustrato, implícito o explícito, sea la doctrina cristiana.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar