EL HOMBRE QUE SE FUE A MARTE PORQUE QUERÍA ESTAR SOLO

EL HOMBRE QUE SE FUE A MARTE PORQUE QUERÍA ESTAR SOLO

18,90 €

18,90

Consigue 0,95 puntos TROA

Valoración de los clientes

18,90 €

Consigue 0,95 puntos TROA

Enviar a un amigo

David M. Barnett, es natural de Wigan, Inglaterra, la misma ciudad donde sitúa a los personajes de su novela. Autor de narrativa y cómics, es además periodista desarrollando su actividad como freelance y como profesor de periodismo en la Universidad Trinity de Leeds.
El hombre que se fue a Marte porque quería estar solo es su primera novela traducida al castellano que logra conmover casi desde la primera página con unos personajes cercanos y un sentido del humor disparatado.
Thomas Major está ya en la cuarentena. Con una vida familiar y de relación altamente frustrante y unas expectativas de futuro como científico bastante limitadas, no pierde la oportunidad que se le presenta inesperadamente en la Agencia Espacial del Reino Unido para embarcarse como único tripulante en una nave espacial que le llevará a Marte. Allí tendrá que implantar las condiciones básicas para que años después pueda instalarse una colonia de habitantes permanente. Pero lo que no le ha dicho a nadie es que lo que pretende es simplemente alejarse de la Tierra y de todos, vivir solo el tiempo que pueda y después desaparecer en el espacio. Ya a bordo del aparato, una inesperada tormenta de micrometeoritos rompe la antena de la nave cortando la conexión con la Tierra. Desde la sala de control le dicen entonces que tiene la posibilidad de comunicarse con ellos momentáneamente por teléfono hasta que salga al exterior a reparar él mismo la antena, cosa que no está dispuesto a hacer. Decide entonces que ésa podría ser la última oportunidad para comunicarse con su exmujer, pero cuando marca su número de teléfono quien contesta es una anciana con claros indicios de demencia. Pronto sabrá que la mujer no tiene una vida fácil y que junto a su nieta Ellie de quince años y su nieto James de nueve han de hacer equilibrios todos los días para que Asuntos Sociales no se lleve a la abuela a una residencia y a los niños a un orfanato. Sin saber por qué, y a pesar de su antipatía natural hacia cualquier persona, Thomas Major se descubre ayudando a la familia y con el deseo de que se resuelvan verdaderamente todos sus problemas.
David M. Barnett cuenta una historia fantasiosa pero tremendamente positiva en la que la interrelación entre los distintos personajes les lleva a evolucionar hacia el bien y ver el lado bueno de la vida. Nadie se da por perdido y todos tienen la posibilidad de esperar ser perdonados, ser amados y vivir, porque nadie sería capaz de sobrevivir en un vacío existencial absoluto. Todos los personajes están tratados con respeto y con un sentido del humor extravagante que invita a sonreír, con un lenguaje simple y unos diálogos ligeros que facilitan la lectura. Hay que destacar el valor positivo que se da a la unidad familiar, el cuidado de los más débiles en ese entorno, el amor desinteresado y el sentido de la verdadera amistad.

Los clientes que compraron este producto también compraron

Los clientes que compraron este producto también compraron

Nuestros clientes opinan

Sé el primero en opinar sobre este libro.

Deja tu opinión