EL METEOROLOGO

EL METEOROLOGO

18,95 €

18,95

Añadir a mi cesta

Consigue 0,95 puntos TROA

En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 19/09/2019
Versión ebook disponible
por 10,99 €

18,95 €

Consigue 0,95 puntos TROA

Enviar a un amigo

El novelista, ensayista y autor de libros de viajes Olivier Rolin (Francia, 1947) que militó en su juventud en una organización revolucionaria de extrema izquierda de inspiración maoísta, evoca en El Meteorólogo la figura de Aleksei Feodorovich Vangengheim, (1881-1937) un meteorólogo ucraniano de origen holandés, perteneciente a la baja nobleza rusa. A pesar de su firme adhesión al Partido Comunista soviético, la policía política, llamada entonces GPU, le detuvo el ocho de enero de 1934 en Moscú, acusado de “sabotear la lucha contra la sequía, desorganizando la red de observatorios y falsificando sus previsiones”. Desde la siniestra cárcel de la Lubianka, fue trasladado al archipiélago Solovki, en el Mar Blanco, a sesenta kilómetros de la costa continental, cerca del Círculo Polar Ártico, a un campo de prisioneros que sería la matriz de lo que después se llamó Archipiélago Gulag. En octubre de 1937, algo más de mil presos de este campo subieron a un barco, rumbo al continente y ahí se perdió su pista definitivamente. Sólo en 1997, cuando ya había muerto su mujer, en 1977, se supo que murió en una ejecución masiva en el bosque de una población de Karelia, a finales de 1937.
El autor traza en paralelo la biografía de su protagonista y la de las terribles purgas del terror estalinista de la década de 1930. El meteorólogo, detenido por razones ridículas, y obligado a confesar traiciones inverosímiles, fue condenado a muchos años de trabajos forzados sin pruebas de ninguna clase. A lo largo de casi cuatro años escribió a Stalin y a todos los dirigentes de PCUS proclamando su inocencia y esperando unas respuestas y una rehabilitación que nunca llegaron. Solo en 1956, después de la muerte de Stalin fue rehabilitado, aunque nunca se informó a su mujer de dónde y cómo murió. A lo largo de estos años escribió también muchas cartas a su mujer y a su hija, de cuatro años en el momento de su detención, donde junto a frases de un contenido afectivo que resulta conmovedor dadas las circunstancias, siempre manifestaba su inquebrantable fidelidad al Estado Soviético y sus creencias bolcheviques. Rolin se pregunta si, al final, esta fe marxista no se fue debilitando a medida que pasaba el tiempo “bajo las muelas de esa máquina paranoica para aplastar al hombre” que fue la dictadura proletaria soviética. También duda sobre qué habría pensado al ver morir a Stalin y escuchar las revelaciones de Jruschov sobre los inauditos sufrimientos padecidos por los rusos bajo su ley y no está seguro de su rechazo. La obra encierra una durísima crítica a la Unión Soviética por el brutal exterminio de sus ciudadanos, eliminados por capricho, siguiendo un sistema de cuotas, ajeno a toda justicia. Stalin fue el ejecutor pero los campos del GULAG se afirman como una consecuencia inevitable del leninismo, en contra de lo que se ha repetido con frecuencia, para exculpar a Lenin de la cruel conducta de su sucesor. Bien escrita, esta semblanza de una vida y una época encierra evidente interés histórico y humano y a pesar de lo trágico de su temática, se lee con facilidad por la fluidez de la forma estilística.

Los clientes que compraron este producto también compraron

Los clientes que compraron este producto también compraron

Más libros de este autor

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar