HIJOS DEL MONZÓN

HIJOS DEL MONZÓN

17,90 €

17,90

Alerta disponibilidad
No Disponible El artículo no se encuentra disponible para la venta online

17,90 €

Enviar a un amigo

David Jiménez (Barcelona, 1971) es un periodista que ha dicho de sí mismo “Quizá sea que me identifico desde siempre con los reporteros y corresponsales, pero siempre me he sentido cerca de una clase de periodistas de raza que tienen el mundo por montera”. Le gusta citar a Hemingway, a Kapucinski y también a Leguineche y a otros periodistas que han recogido las realidades dolientes de tantas guerras en tantos países. Y también él lleva tiempo escribiendo novelas, entre ellas El botones de Kabul (2010) y El lugar más feliz del mundo (2013).
Al estallar la guerra del Golfo en 1998, David Jiménez era becario en la redacción de el diario El Mundo y se ofreció para ir como corresponsal a esa zona. Cuando redacta Los hijos del monzón lleva un par de décadas palpando aquella realidad y acierta con el título. Porque “en lugar de cuatro estaciones, dos: la estación seca y la estación húmeda. (…) Viajas a un país en la temporada seca, y cuando regresas, con el monzón, no lo reconoces, es otro. (…) El monzón lo es todo en Asia”. La primera edición de este libro que ahora se reedita es de 2007.
Hijos del monzón es el resultado de largas estancias en países asiáticos. Un reportaje, cálido y humano, solidario con sus protagonistas. Tremendamente realista. Es más que un reportaje un testimonio escrito con la forma de una narración novelada. Diez relatos con protagonistas duramente reales. Escrito con autenticidad y con una prosa ágil y pegada a la realidad, como buen reportero.
En el capítulo primero, Vothy nos lleva a Phnom Penh, Camboya, donde el SIDA ha infectado a una madre y su hija. El segundo, en Tailandia, donde “Chuan- el invencible” es un niño obligado a ser boxeador para poder comer; una historia dura en el país de la sonrisa; incluye la historia de una mujer taxista, que ha huido de un marido maltratador y que la engañaba con otras mujeres…y ella misma ofrece a los clientes que entran en su taxi masajes y burdeles. El tercero, en Filipinas, donde Rene boy vive en un vertedero con otros niños, sin ir a la escuela y sin poder jugar. En el cuatro, Teddy cuenta la muerte de un estudiante universitario en Indonesia, por rebelarse ante la injusticia de la dictadura. En el quinto, Mariam, nos lleva a Afganistán y refleja la extremada dureza de la vida del pueblo afgano. En el sexto, Yeshe, un niño inocente, refleja la opresión que sufren los monjes del Tibet por la ocupación China. En el séptimo un niño de Ulan Bator llamado” Belleza eterna” enseña un subsuelo donde cientos de niños viven en alcantarillas. Corea del Norte es una prisión-estado de la que Kim escapa y llega a China donde le acoge una familia de buen corazón. El penúltimo se ambienta en China, con Chaojun y su familia. En el decimo Man Hon es un niño que por error pasa de Hong Khong a China donde muere apaleado.
Hijos del monzón es un testimonio; mejor: son diez testimonios que componen un tapiz de lo que es hoy oriente medio: bombas y balas, dolor y muerte, pobreza y desolación, maltrato a mujeres y niños; y todo ello con un fondo de intereses mezquinos. Pero junto a eso, luce la sonrisa de los niños y la calidad humana de quienes luchan por sobrevivir y por sacar adelante a niños, tullidos y ancianos. Y la calidad no menor de los que trabajan por mejorar esas circunstancias

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar