MI INFANCIA MIS PADRES HUELVA SIEMPRE

MI INFANCIA MIS PADRES HUELVA SIEMPRE

15,00 €

15,00

Añadir a mi cesta

Consigue 0,75 puntos TROA

En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 27/02/2020

15,00 €

Consigue 0,75 puntos TROA

Enviar a un amigo

Este libro memorialístico reúne diferentes escritos del autor en los que recuerda su infancia, sus padres y familiares y su vida en Huelva desde su nacimiento en Huelva en 1936 hasta que se trasladó a Sevilla a iniciar sus estudios universitarios. El libro contiene la edición íntegra de un libro, Huelva, lejana y rosa, que se publicó primero en artículos en el ABC de Sevilla en 1970 y luego como libro en 1974. Se trata de uno de esos libros que aciertan de lleno a evocar el territorio de la memoria y de la infancia.
Recomendamos empezar por este libro y, en concreto, por el último capítulo, “Cuando las palabras se sueltan ya no hay remedio”, donde Gómez Pérez une el recuerdo de su pasado a palabras específicas que evocan los pliegues de su nostalgia. Escribe el autor que “la memoria es un puñado de cerezas; si tiras de un recuerdo, vienen detrás otros”: “¿No te acuerdas, me dicen unos, de las cosas que te asombraban de niño? La faca que traía un amigo, con cachas de nácar y cuchilla afilada. Las herramientas de la carpintería: el martillo con rebaba, el berbiquí, la gubia, el formón, el escoplo; las alcayatas, los cáncamos; y los rollos de guita, que te parecían un tesoro. Y las tachuelas doradas, de tapizar los muebles”.
Palabras que tienen que ver con los animales, la tierra, el mar (“querías, entonces, saber cómo se llamaba cada pescado: la mojarra y el marrajo, la acedía y el tapaculo, la lubina y el jurel”), las costumbres domésticas, para comer, de la Navidad, de las que trae el buen tiempo, de las cosas misteriosas… “Palabras que se han quedado para siempre en la memoria”.
Y al mover los recuerdos, “han salido tantas que, como el olor de la albahaca cuando meneas las hojas, casi me marean”. Y es que solo las palabras “pueden resucitar cosas que ya no están a mi vera: la copa, con el cisco que se quedaba pegado a la badila los días de humedad; con la alhucema que se echaba para que oliera bien. Junto a la copa uno empezaba a fumar cigarros de papel de estraza”.
Este es el tono de los recuerdos de un libro escrito con gran calidad literaria, lleno de sensaciones, nombres y personas, con los que el autor recuerda su infancia, adolescencia y juventud. Troa.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar