MUERTE EN EL HIELO

MUERTE EN EL HIELO

LA NOVELA DEL SAN TELMO Y LOS ESPAÑOLES QUE DESCUBRIERON LA ANTÁRTIDA

22,90 €

22,90

Consigue 1,15 puntos TROA

22,90 €

Consigue 1,15 puntos TROA

Enviar a un amigo

Álber Vázquez (Rentería, 1969), especialista en el siglo XVII español, rememora en Muerte en el hielo, la hazaña del San Telmo, un navío desaparecido y casi con total seguridad, descubridor de la Antártida. La novela aúna hechos históricos con elementos de ficción y narra una epopeya que arranca cuando en 1819 el San Telmo, como nave capitana, zarpa de Cádiz acompañado de otros dos barcos llamados Prueba y La Primorosa Mariana.
El comandante es Rosendo Porlier, experto marino y veterano de Trafalgar y a bordo van 644 hombres. Tras el fracaso de no lograr doblar el cabo de Hornos se desencadenan unas fuertes tormentas que separan las naves y lanzan al San Telmo en dirección sur. A pesar de ser un potente barco de guerra, el timón se rompe y naufraga.
Vázquez describe con realismo y verosimilitud el posible devenir de una travesía en la que unos curtidos militares estuvieron sometidos en todo momento a temperaturas bajo cero y sufrieron todo tipo de penalidades, situación que contribuyó a crear una convivencia difícil que puso a prueba su aguante. Entre ellos hubo camaradería, fe en Dios y heroísmo, pero también disensiones, violencia y deserciones con sus correspondientes fusilamientos, como mandan las leyes marítimas.
Según el relato de Álber Vázquez, a bordo se halla un peculiar cura castrense cuya conducta resulta algo chocante y que se toma la justicia por su mano, aunque las difíciles circunstancias en las que se encontraban podrían paliar algunos extremismos ya que la hipotermia y las condiciones en las que sobrevivieron debilitaron sus cualidades físicas y mentales. En paralelo, los navíos Prueba y la Primorosa Mariana consiguen proseguir el viaje por el norte, rumbo al océano Pacífico.
En octubre de 1919, el capitán británico William Smith, a bordo del bergantín Williams, llega a la costa de Livingston, muy cerca de donde naufragó el San Telmo, al que no logra divisar, y cuando arriba a la isla Rey Jorge toma posesión de ella. En 1820, Smith emprende otro viaje, descubre restos del navío español y comprueba que el barco inglés no ha sido el primero en descubrir la Antártida sino que el honor es para el San Telmo y sus aguerridos hombres, hecho que en aquel momento las autoridades británicas silenciaron.
La novela, escrita con fuerza narrativa y ritmo intenso, está cuajada de aventuras como requiere el género y reivindica una hazaña honrosa para España.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar