NO ENTRES DÓCILMENTE EN ESA NOCHE QUIETA

NO ENTRES DÓCILMENTE EN ESA NOCHE QUIETA

18,00 €

  • Editorial: SEIX BARRAL
  • Año de edición:
  • Materia: Narrativa contemporánea
  • ISBN: 978-84-322-3612-9
  • Páginas: 192
  • Encuadernación: Rústica
  • Colección: Biblioteca Breve
  • Idioma: Español

18,00

Añadir a mi cesta

Consigue 0,90 puntos TROA

En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 21/02/2020

18,00 €

Consigue 0,90 puntos TROA

Enviar a un amigo

Ricardo Menéndez Salmón (Gijón, 1971), una de las voces literarias españolas actuales con más prestigio, dedica esta novela de manera exclusiva a analizar su relación con su padre, fallecido en 2015 con 72 años tras una estancia en el hospital.
En la primera parte del libro aparecen las intenciones estéticas que se plantea el autor al escribir esta novela: “Tras la defunción de mi padre sentí que un tabú se derogaba. Al fin podía escribir sobre él”. Menéndez Salmón es consciente de que va a escribir sobre un tema muy frecuentado en la literatura. Por ello, reconoce que lo primero que debe hacer es olvidarse de la tradición e “ignorar al resto de padres para dialogar sólo con el mío”. Y se plantea el reto de escribir con honestidad, sin edulcorar ni deformar la realidad, y siendo consciente del peligro de convertir a su padre en un “personaje” literario, de ahí que luche en toda la novela para “desprenderse de los artificios de la literatura” con el fin de hablar de su padre como si “no fuera mi padre”.
Aclarados los presupuestos estéticos, comienza Salmón por destacar uno de los principales acontecimientos de la vida de su padre: el infarto que tuvo a los 38 años y que le convirtió de por vida en una persona enferma, especial, con un ritmo de vida y unas preocupaciones distintas a las del resto, en lo que el autor llama “un enfermo profesional”, lo que a la larga se tradujo en un “larguísimo naufragio” que también afectó a su madre y a él, siempre viviendo bajo el paraguas de la angustia y de la enfermedad.
Con crudeza, recuerda después el progresivo alcoholismo de su padre, que también supuso una dificultad añadida a la vida familiar, y un nuevo testimonio de la desolación en la que vivía su padre. A esto se añade una nueva enfermedad (un cáncer en la lengua), que exige una intervención hospitalaria y que vuelve a agravar el pesimismo del padre.
A la vez que se habla del padre, el autor analiza cómo todo esto incidió en su vida personal y en su formación como escritor. Entre 2007 y 2011 comenzó su carrera literaria, y poco después “rompí amarras con mi ecosistema”. Se independiza, se casa, tiene varios hijos “y destruí mi matrimonio”.
“Hay un tono crepuscular en estas páginas”, en las que con intensidad estilística se desmenuzan recuerdos, sensaciones y emociones íntimas y familiares.
Ricardo Menéndez Salmón (Gijón, 1971), una de las voces literarias españolas actuales con más prestigio, dedica esta novela de manera exclusiva a analizar su relación con su padre, fallecido en 2015 con 72 años tras una estancia en el hospital.
En la primera parte del libro aparecen las intenciones estéticas que se plantea el autor al escribir esta novela: “Tras la defunción de mi padre sentí que un tabú se derogaba. Al fin podía escribir sobre él”. Menéndez Salmón es consciente de que va a escribir sobre un tema muy frecuentado en la literatura. Por ello, reconoce que lo primero que debe hacer es olvidarse de la tradición e “ignorar al resto de padres para dialogar sólo con el mío”. Y se plantea el reto de escribir con honestidad, sin edulcorar ni deformar la realidad, y siendo consciente del peligro de convertir a su padre en un “personaje” literario, de ahí que luche en toda la novela para “desprenderse de los artificios de la literatura” con el fin de hablar de su padre como si “no fuera mi padre”.
Aclarados los presupuestos estéticos, comienza Salmón por destacar uno de los principales acontecimientos de la vida de su padre: el infarto que tuvo a los 38 años y que le convirtió de por vida en una persona enferma, especial, con un ritmo de vida y unas preocupaciones distintas a las del resto, en lo que el autor llama “un enfermo profesional”, lo que a la larga se tradujo en un “larguísimo naufragio” que también afectó a su madre y a él, siempre viviendo bajo el paraguas de la angustia y de la enfermedad.
Con crudeza, recuerda después el progresivo alcoholismo de su padre, que también supuso una dificultad añadida a la vida familiar, y un nuevo testimonio de la desolación en la que vivía su padre. A esto se añade una nueva enfermedad (un cáncer en la lengua), que exige una intervención hospitalaria y que vuelve a agravar el pesimismo del padre.
A la vez que se habla del padre, el autor analiza cómo todo esto incidió en su vida personal y en su formación como escritor. Entre 2007 y 2011 comenzó su carrera literaria, y poco después “rompí amarras con mi ecosistema”. Se independiza, se casa, tiene varios hijos “y destruí mi matrimonio”.
“Hay un tono crepuscular en estas páginas”, en las que con intensidad estilística se desmenuzan recuerdos, sensaciones y emociones íntimas y familiares.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar