PRÓXIMA ESTACIÓN: FUTURO

PRÓXIMA ESTACIÓN: FUTURO

22,90 €

22,90

Consigue 1,15 puntos TROA

22,90 €

Consigue 1,15 puntos TROA

Enviar a un amigo

“Los descubridores se alimentan del árbol del conocimiento, pero estos frutos no le sientan bien a todo el mundo, si bien, quienes los prueban sienten cada vez más hambre”. Con esta idea, Ranga Yogeshwar sintetiza, en este libro, uno de los libros más vendidos en Alemania en 2017, la paradoja en la que se encuentra sumergido el hombre moderno, transido de una tecnología que parece controlar, pero que realmente le domina, inmerso en un cientifismo convertido en la utopía de toda una generación que considera el progreso como una nueva religión.
Ranga Yogeshwar (Luxemburgo, 1959) es uno de los más respetados divulgadores científicos, hijo de una artista luxemburguesa y un ingeniero indio, que después de su infancia en Luxemburgo e India y de su juventud en Alemania y Suiza, terminó estudiando Música, Física experimental y Astrofísica en la Universidad Técnica de Aquisgrán para acabar trabajando en el CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear). Posteriormente inició su carrera periodística en donde ejerce de editor científico habitual en la radio y televisión alemanas. Sus libros, “Sonst noche Fragen?” (¿Alguna pregunta más?) y “Ach so!” (¡Ahora lo pillo!) han sido traducidos a diversas lenguas.
En esta obra, repasa uno por uno los distintos campos científicos y tecnológicos actuales y estudia cómo estos avances están ya repercutiendo en la sociedad actual y cuáles son sus expectativas de deriva: la transformación digital, la biotecnología, la fabricación de órganos a partir de células madre, la educación moderna orientada más al rendimiento que al aprendizaje, el imperio de la imagen y del sonido, los nuevos medios de comunicación, la nueva medicina, las fuentes de energía limpias, los desastres provocados por la explotación de la energía nuclear, etc. El autor parte de una crítica feroz contra la tendencia moderna de hacer pasar toda actividad por el tamiz del dinero, reivindicando un progreso orientado a la comunidad y alejado del enriquecimiento de unos pocos que acaparan el poder de ese mismo progreso.
El estilo de Yogeshwar es muy ameno, claro y sin dejarse llevar por fatalismos. Tampoco se recrea en situaciones apocalípticas, aunque no deja de advertir sin eufemismos adónde puede conducir la irresponsabilidad de incorporar tecnologías por el mismo hecho de la modernidad innovadora. Se advierte una gran erudición que le delata como gran admirador de la Ilustración francesa, lo que él mismo pone de manifiesto varias veces a lo largo de los capítulos. Aunque es respetuoso con la creencia religiosa (él mismo fue educado en una cultura cristiana y en la multicultural India) critica a la Iglesia cuando considera que –como institución– ha perjudicado el progreso científico, aunque también lo hace con otras estructuras de poder.
El autor abandera algunas causas benéficas y, aunque no las concreta, hace gala de ello a lo largo del texto. Es especialmente beligerante contra el ultracapitalismo: “La mentalidad digital reduce nuestro mundo a objetos mensurables, y la mentalidad económica pone un precio a cada objeto”. También es muy original con el análisis que hace de la pasión por la propia imagen, por ejemplo, el entusiasmo por los selfis. Sin imagen no habría realidad en la concepción moderna que nos proponen las cámaras de los móviles: “Photo, ergo sum”. No importa tanto la realidad como el testimonio que se recoge de ella. Se estima que en 2016 se realizaron en el mundo dos millones y medio de fotografías por minuto.
Buscar pareja a través de Internet incrementa las posibilidades de afinidad entre los futuros cónyuges, pero la pareja no será estable, pues la mejora del algoritmo de afinidad utilizado por la agencia de contactos nos propondrá una nueva pareja. Google y otras grandes multinacionales se reparten los continentes como en al siglo XV el Tratado de Tordesillas repartió los nuevos mundos por descubrir entre España y Portugal. Se trata de una nueva colonización.
La seguridad es otro de los miedos con los que somos explotados: nos hemos creado la necesidad de estar asegurados en todo, lo que sabemos es del todo imposible. Las empresas de seguros explotan este miedo. Incluso caemos en la ortorexia obsesiva y casi enfermiza de alimentarse solo de “manera saludable”, comiendo alimentos sin gluten, aunque no seamos celíacos. En suma, vivimos en un reino del miedo, en lo que Ranga denomina una fobocracia.
Resumiendo, el libro es muy ameno, no requiere de conocimientos científicos ni técnicos especializados, puesto que el autor proporciona todas las claves para su comprensión y su lectura es sumamente agradable y enriquecedora. El lector atesorará argumentos contra la sociedad de consumo y desarrollará su sano espíritu crítico, fomentando el progreso, pero sin dejarse cegar por él. En palabras del mismo Yogeshwar: “Si desenmascaramos los mecanismos de explotación del miedo, podremos consumar la Ilustración”.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar