RETRATO DE UN ASESINO

RETRATO DE UN ASESINO

CRIMEN EN NAVIDAD

19,50 €

  • Editorial: ALBA
  • Año de edición:
  • Materia: Narrativa clásica
  • ISBN: 978-84-9065-500-9
  • Páginas: 344
  • Encuadernación: Bolsillo
  • Colección: Rara Avis
  • Idioma: Español

19,50

Consigue 0,98 puntos TROA

19,50 €

Consigue 0,98 puntos TROA

Enviar a un amigo

Retrato de un asesino, escrita en 1933 y que ahora se publica en castellano, lleva por subtítulo Asesinato en Navidad. En efecto, la novela se abre con un asesinato el mismo día de Navidad, narrado sin el menor dramatismo. Del mismo modo como se podría contar que llovía con intensidad, o que el aire hizo cerrarse la puerta con estruendo. Así comienza el primer capítulo: “Adrian Gray nació en mayo de 1862 y murió de forma violenta, a manos de uno de sus hijos el día de Navidad de 1931. El crimen fue improvisado y sin premeditación, y el asesino se quedó mirando el arma que estaba en la mesa, y el cadáver, que yacía a la sombra de las cortinas de tapicería. No estaba preocupado, ni asustado todavía, sino más bien sorprendido, incapaz de creer lo que había ocurrido”.
Esta es la sorpresa inicial de una historia en la que desde el principio se sabe que hubo asesinato y que fue uno de los propios hijos de Adrian Gray quien lo mató. El mérito de la autora es construir una narración cuyo nudo, el asesinato, desvela al comienzo, y que compondrá la intriga desgranando las pistas hasta saber si el asesino será apresado o conseguirá evadirse. Tras el crimen, que es el gozne del argumento, Meredith va presentando en los sucesivos capítulos a cada uno de los protagonistas. Comienza por el propio Adrian Gray que en el momento de su fallecimiento tenía setenta años y seis hijos, a los que había convocado a pasar la fiesta de Navidad en su solitaria casa de King´s Poplar. Después describe a cada hijo, con sus respectivas esposas o esposos, sus hijos, su forma de vida, sus motivaciones, sus intereses, sus mezquindades y sus ambiciones. La trama humana resulta tan interesante o más que la policiaca. Como buena novela inglesa, y ésta lo es, presta interés a la psicología de los protagonistas, y también a las notas costumbristas que amenizan el relato.
Anne Meredith (1899-1974) consigue un relato de factura correcta, bien estructurado y con una trama convincente que discurre con lógica y sin saltos. Con un estilo ágil y la prosa cuidada de las novelas de intriga policiaca británicas. En resumen, una amena lectura que se presta a ser leída de un tirón y que gustará no solo a los amantes del género policiaco sino a muchos más lectores.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar