SHIRANAMI, OLAS BLANCAS

SHIRANAMI, OLAS BLANCAS

CIEN POEMAS JAPONESES DEL MAR

15,00 €

  • Editorial: HIPERION
  • Año de edición:
  • Materia: Obras poéticas
  • ISBN: 978-84-9002-158-3
  • Páginas: 136
  • Encuadernación: Rústica
  • Colección: Poesia Hiperion
  • Idioma: Español

15,00

Añadir a mi cesta

Consigue 0,75 puntos TROA

En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 01/02/2021

15,00 €

Consigue 0,75 puntos TROA

Enviar a un amigo

Shiranami. Olas blancas (Hiperión) es una joya tejida por cien poemas de la literatura japonesa sobre el mar que permiten escuchar, como una caracola, voces que cantan a un océano que es vida y alegoría, al mismo tiempo que llega el rumor y el aroma de los versos al romper espumosos en la orilla de la poesía: “En el mar celestial / se alzan las olas nubes y / la luna como un barco navega, / entre un bosque de estrellas, / se va escondiendo mientras rema.” (K. N. Hitomaro). “Se van llenando / mis pulmones de azul: / viaje marino” (S. Hoosaku).

Esta edición bilingüe preparada por Teresa Herrero está compuesta por haikus y otras breves composiciones de escritores clásicos y contemporáneos nipones (del siglo VIII al XX): Matsuo Basho, Ryookan, Yamaguchi Sodo, Yosa Buson, Masaoka Shiki y los otros citados son algunos de los protagonistas. Los textos están cargados de viveza y sensibilidad por un refinado verso que compone poemas repletos de matices: “La blanca joya / que el dios del mar posee / mil veces dijo / que buscaba en el fondo / anhelante la buceadora.” (K. N. Hitomaro).

A lo largo de la lectura, los autores iluminan imágenes muy elaboradas y preciosistas que zambullen en escenas cotidianas en las que capturan, con profundo asombro, instantes de su día a día relacionadas con el tema o reflejan impresiones e inquietudes existenciales: “Llego a la orilla, vuelvo la vista atrás, no quedan huellas.” (O. Hoosai). “Desde que mi corazón / en tu barco a la deriva / se ha subido / me empapan a diario / las frías olas.” (O. N. Komachi). “Subiendo a bordo / la gran red barredera, / ¡gotas de luna!” (T. Mokkoku).

En todas las culturas del mundo, el ser humano siempre ha contemplado el mar con admiración y respeto. El mar es una fuente sanadora, pero también es un territorio hostil. Una fuerza de la naturaleza capaz de iluminar el espíritu y asimismo de sumergirlo en la zozobra: “Noche de invierno: / despierto, escucho el mar / que nunca duerme…” (S. Masajo). Para la cultura japonesa, el mar es el ying y el yang; calma y tempestad, transformación y renacimiento. Por eso siempre se ha visto como una metáfora del alma: “Estoy aquí, ante el azul del mar ilimitado.” (T. Santooka).

De esta forma, la lectura permite surcar la geografía de la isla, viajar con pescadores y marineros, navegar con la nave-corazón por los sentimientos o sentir la musicalidad del oleaje que agita el ánimo. Los literatos también reflexionan sobre la espera, el desapego material, el ciclo estacional, los cambios de las mareas, el bramido de las ballenas, la belleza del paisaje, la soledad, el calor veraniego, el frescor del agua inagotable, la arena de la playa, la esperanza o los recuerdos que inspiran el infinito azul. En definitiva, esta magnífica obra es un canto a la vida que nos permite conocer la condición humana y cabalgar como Alberti las páginas de espuma. Pablo Ortiz.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar