UN JARDÍN EN VENECIA

UN JARDÍN EN VENECIA

15,00 €

  • Editorial: GALLO NEGRO EDICIONES
  • Año de edición:
  • Materia: Ensayos
  • ISBN: 978-84-16529-66-7
  • Páginas: 120
  • Encuadernación: Bolsillo
  • Idioma: Español

15,00

Añadir a mi cesta

Consigue 0,75 puntos TROA

En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 15/11/2019

15,00 €

Consigue 0,75 puntos TROA

Enviar a un amigo

Nueva edición de esta exquisita obra de Frederic Eden, publicada por primera vez en 1903. Esta misma editorial la había editado en castellano en 2010.
Frederic Eden (1828-1916) fue un rico y refinado británico que, como tantos otros viajeros, llegó a Italia buscando su belleza, su luz y su clima. Y allí se afincó durante más de dos décadas. En 1884 adquirió una propiedad en la isla veneciana de la Giudecca y se ilusionó por crear allí un bello jardín de estilo inglés, tal y como lo concebía en su imaginación. Y en su realización no escatimó ni tiempo ni trabajo.
No era tarea fácil, porque Venecia no está asentada en las zonas fértiles de Italia, ni tiene el clima más adecuado para un jardín. Eden lo sabía, como sabía que han sido los fuertes vientos adriáticos los que formaron aquellas islas y los que iban a dificultar las tareas jardineras. “El jardín de Venecia cuya historia voy a contar era en otro tiempo un lodazal. Inconsciente de su dulce destino, permaneció inerte durante miles de años en el regazo de las aguas del Adria´tico”. Un lodazal que Eden transformó en un vergel, visitado por los grandes literatos del momento como Rilke, Proust y D'Annunzio y Henry James.
Este libro recoge la historia de ese jardín desde sus inicios; su diseño, la selección de lo que iba a plantarse, conseguir el agua necesaria y, después, la poda y cuantos cuidados precisa su crecimiento. Dedicó una atención especial a los pozos y a los regadíos que describe en su relato como algo que había aprendido en los jardines del Generalife, donde vio por primera vez una alberca. Deslumbrado por la belleza de aquel paisaje anota: “además de los cuadros del Museo del Prado, son las maravillas de la vieja España”.
Frederic Eden escribe con una corrección notable un breve relato que se lee con gusto y que, sobre todo, transmite al lector el gozo que siente quien se emplea en las tareas de la jardinería. “El que no tenga jardín, que se haga si puede con uno. El que lo tenga, que lo trabaje. Porque no hay actividad que de manera tan sana y fácil saque a un hombre de sí mismo. El jardín nos dará ocupación y alegrías desde el primero hasta el último de sus días”.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar