UN MONTON DE MIGAJAS

UN MONTON DE MIGAJAS

Ahorras un 5,0%

22,95 €

21,80 €

Ahorras un 5,0%

22,95

21,80

Añadir a mi cesta
En stock Pídelo ahora y recíbelo en tu casa el día 02/04/2020

Ahorras un 5,0%

22,95 €

21,80 €

Enviar a un amigo

Libro de memorias de la autora, que abandonó la URSS en 1979 después de contraer matrimonio con un norteamericano que conoció en las clases que imparte en la Universidad de Leningrado, donde ha finalizado sus estudios de Lengua Inglesa y ha entrado a formar parte del Departamento de Inglés. Nacida en 1955, la autora crece en un momento en que ya es historia el terror de la política estalinista y el férreo control de la población, aunque todavía siguen vigentes muchos mecanismos que muestran el poder obsesivo del Partido Comunista, del que sigue dependiendo el destino de la vida de las gentes hasta en detalles muy minúsculos.
La madre de Elena es doctora y su padre es miembro del Partido Comunista. La madre procede de Ivánovo, pero se trasladó a estudiar medicina a Leningrado. Aunque sufren las estrecheces propias del régimen, viven más o menos bien, poseen una dacha donde pasan las vacaciones y tanto Elena como Marina, otra de las hermanas, han podido estudiar lo que deseaban. No estamos, pues, ante unas memorias de personas perseguidas por el régimen sino ante la descripción de la vida de personas normales y corrientes que tienen que sobrevivir en una URSS de cartón piedra.
En el libro tiene un peso muy especial la madre. Educada en los valores comunistas, ha sufrido sin embargo algunos reveses por culpa del Partido Comunista, al que sigue defendiendo a capa y espada. Sin ser una fanática, la madre encarna los valores comunistas y asume sin rechistar, a pesar de su cultura e inteligencia, la propaganda comunista que se cuela por todos los lados. Tanto Elena como su hermana Marina no se creen absolutamente nada que proceda de instancias oficiales y han aprendido a aplicar en sus vidas lo que Elena llama “vranyo”, es decir, un curso acelerado de falsedad e hipocresía para no meterte en problemas cuyas reglas son muy simples: “ellos nos mienten, nosotros sabemos que nos están mintiendo, ellos saben que sabemos que nos mienten, pero mienten de todos modos, y nosotros seguimos fingiendo que nos lo creemos”. El “vranyo”, que aparece en todo el libro y en muchos personajes, es uno de los rasgos que mejor definen la vida cotidiana en la URSS ante la imposibilidad de rebelarte y conocer otros mundos.
Elena, sin embargo, tiene la oportunidad de cambiar de vida y cumplir su sueño de abandonar una URSS tediosa, gris, con escasas expectativas profesionales y sumergida en una jerarquía que premia más el compromiso con el Partido que el conocimiento.
La novela describe la infancia de la autora, sus años de juventud, su pasión por estudiar inglés, la vida universitaria, sus amistades, sus primeros novios y sus primeras experiencias sexuales, el mundo del trabajo y de la universidad… Está muy bien contada, con un cierto deje irónico, la vida cotidiana en la URSS.
Y lo más interesante es la relación de la autora con su madre, de la que poco a poco empieza a desprenderse afectivamente, pues ve en ella una mujer obsesionada con el orden y la sumisión: “No le he contado nada a mi madre sobre Robert (el futuro marido de Elena), del mismo modo que no le he contado nada importante de mi vida. No quiero tener que soportar sus sermones, sus diatribas que sólo buscan hacerme sentir culpable, ni sus consejos”. La autora abandonó la URSS en 1979, diez años antes de que, como un castillo de naipes, se desmoronase un régimen que, a juicio de la madre, parecía firme y sin grietas. Tanto la madre como su hermana Marina acabaron también emigrando a Estados Unidos Troa.

Política de privacidad

Hola! Hemos cambiado nuestra política de protección de datos para adecuarnos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en vigor desde el pasado 25 de mayo de 2018. Para continuar siendo cliente y poder gestionar tus pedidos, necesitamos que des tu consentimiento a dicha nueva política.

Continuar